Migrantes y policías de Nueva York protagonizan un nuevo enfrentamiento en el refugio de Randall’s Island