La medida se produce después de que Estados Unidos decidiera autorizar el uso de una tercera dosis para niños de 12 a 15 años

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomendaron el martes acortar el intervalo entre la segunda dosis de la vacuna para el COVID-19 de Pfizer-BioNTech y la dosis de refuerzo de seis a cinco meses.

La medida se produce después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos decidiera el lunes reducir el intervalo de la dosis de refuerzo y autorizar el uso de una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech para niños de 12 a 15 años.

Los CDC también han recomendado que los niños moderada o gravemente inmunodeprimidos de entre 5 y 11 años reciban una dosis adicional de la vacuna 28 días después de su segunda inyección.

La vacuna de Pfizer-BioNTech, autorizada por la FDA a finales de octubre del año pasado, es la única disponible para los niños de cinco a 11 años en Estados Unidos.

Los CDC no han cambiado la recomendación del intervalo de refuerzo para las personas que han recibido la vacuna de Johnson & Johnson o la de Moderna, que sigue siendo de dos y seis meses respectivamente.

Estiman que ómicron representa el 95,4% de las variantes de coronavirus en el país

Se calcula que la variante ómicron representaba el 95,4% de las cepas de coronavirus que circulaban en Estados Unidos desde el 1 de enero, según informaron el martes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La variante se ha extendido rápidamente por todo el país desde su detección el 1 de diciembre, sustituyendo a delta como cepa dominante y provocando una nueva ola de infecciones que hizo que los casos diarios se acercaran al millón el lunes.

Los CDC indicaron que la variante representó un 77% de los casos en la semana que finalizó el 25 de diciembre, frente al 58,6% previsto la semana pasada.

La variante de rápida propagación se detectó por primera vez en el sur de África y en Hong Kong en noviembre y desde entonces se ha extendido por todo el mundo rápidamente, aunque los indicios de que puede causar síntomas más leves que las cepas anteriores han ofrecido cierto alivio.

La semana pasada, los CDC redujeron su estimación de los casos de ómicron en la semana terminada el 18 de diciembre al 22% desde el 73%, citando datos adicionales y discrepancias causadas por la rápida propagación de la variante.

La variante delta representa el 4,6% de todos los casos de COVID-19 en Estados Unidos a partir del 1 de enero, según los datos de los CDC.

(Con información de Reuters)