Drugslab, un canal educativo de YouTube financiado por una emisora pública en los Países Bajos, ha sido acusado de glamourizar el consumo de drogas al tener a tres jóvenes moderadores tomando drogas frente a la cámara, y documentando sus efectos para los espectadores.
Hoy en día se pueden encontrar tutoriales de YouTube sobre casi cualquier cosa, y gracias a Drugslab, eso incluye inhalar una línea de cocaína, y tomar LSD o ketamina. De hecho, si querés aprender sobre cierta droga ilegal, todo lo que tenés que hacer es publicar un comentario, y los tres jóvenes moderadores harán todo lo posible para obtenerlo de sus dealers, y probarlo en cámara. Brindarán consejos valiosos sobre la dosificación adecuada de la droga, la frecuencia con que podés ingerirla, cómo afecta tu frecuencia cardíaca y temperatura corporal, y cómo afecta tu estado de ánimo. Y, dado que uno de los presentadores realmente prueba la droga, podés ver los efectos vos mismo.
Un comentarista de YouTube describió a Drugslab como “un programa para niños que te dice cómo tomar cocaína”, que en realidad es una descripción bastante precisa del programa. Está rodado en un set decorado para parecerse a un laboratorio de ciencias de la escuela, los presentadores (Nellie Benner, 30 años, Rens Polman, 25 años, y Bastiaan Rosman, 23 años) participan en bromas lúdicas durante todo el programa, y todo tiene un ambiente relajado y educativo.
Las drogas que se usan en Drugslab se compran a dealers, con una subvención de USD 65.000 del Ministerio de Educación holandés, y son probados por el Sistema de Monitoreo de Información de Drogas de Holanda. Los productores insisten en que toman todas las precauciones necesarias para evitar problemas médicos, pero un especialista en primeros auxilios siempre está presente en el set durante el rodaje.