Washington – El senador demócrata Tim Kaine (Virginia) afirmó hoy que en su reciente viaje a Puerto Rico no vio suficiente apoyo para restablecer con urgencia la red eléctrica que fue derrumbada por el huracán María.

Kain, a su vez, cuestionó por qué no hay una asignación para el programa de desarrollo comunitario del Departamento de Vivienda federal (CDBG, por sus siglas en inglés) en el paquete de fondos de emergencia que envió la Casa Blanca al Congreso, como ocurrió después del huracán Harvey.

Kaine, pasado candidato demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos, percibe que el gobernador Ricardo Rosselló ha sido mesurado en su reclamo de más apoyo federal tras la catástrofe causada por el huracán María, para evitar enfurecer al presidente Donald Trump.

“Hablé el sábado con personas de su equipo. Creo que está preocupado de que si dice algo malo (sobre la respuesta federal), el presidente lo use en contra de él”, indicó Kaine.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, recibió ataques del presidente Trump por denunciar – una semana después del huracán María-, que los suministros de primera necesidad no estaban llegando a la gente.

El senador demócrata dijo que durante las horas que estuvo el sábado en Puerto Rico escuchó, sobre todo, mucha preocupación en torno a la situación de la red eléctrica, que fue derrumbada por el ciclón y debe ser prioridad para el gobierno federal.

A tres semanas del azote del ciclón, solo el 16% de los clientes de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ha recuperado el servicio.

“No estamos haciendo suficiente. No puedes tener una economía en marcha. Ni saben cuándo las escuelas van a reabrir. ¿La noción de que, dentro de un mes, el 25% de la energía eléctrica habrá sido restablecida, sería eso aceptable en Estados Unidos?”, cuestionó Kaine, entrevistado hoy por CNN.

En su experiencia, “cuando hay un huracán en Virginia, y voy a agradecer el trabajo de los equipos, muchos de esos equipos son trabajadores de sistemas de Virginia Occidental o Indiana, que vienen a ayudar, como nuestros equipos van a otros estados”.

“No había otros equipos (de reparación del sistema eléctrico) cuando estuve allí. No sé porque Puerto Rico ha firmado estos acuerdos de ayuda mutua con otras empresas (de energía eléctrica), pero no había otra gente ayudándoles”, agregó.

En Washington, la publicación E & E News indicó que el gobierno de Puerto Rico no ha pedido apoyo a la ‘American Public Power Association, que reúne 1,100 empresas dedicadas a sistemas de electricidad, debido a los problemas fiscales a que se enfrenta.

El senador popular Eduardo Bhatia, sin embargo, sostuvo que el costo de contratar esos equipos sería reembolsado por la Agencia federal de Manejo de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés), como ocurrirá con las empresas que ahora acaban de firmar acuerdos de trabajo con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

Esta semana, la Cámara baja federal puede aprobar la nueva asignación de $12,770 millones dirigidos al fondo para atender desastres de FEMA, que debe ayudar a financiar los reembolsos que reclaman familias y gobiernos locales en Puerto Rico.

El senador Kaine sostuvo que antes de fin de año, el Congreso deberá aprobar nuevas asignaciones y darle mayor atención a la crisis en Puerto Rico.

Pero no entiende por qué en la propuesta del presidente Trump no se incluyen fondos para el programa CDBG del Departamento de Vivienda federal, que recibió $7,400 millones después de los daños provocados por los huracanes Harvey e Irma.

Fuente: El Nuevo Dia de P.R